Viernes 19 de Agosto del 2022

LA FARSA DEL CAMBIO CLIMÁTICO ES LA NUEVA RELIGIÓN

Por Catalina Vargas Hicken

 

15 de junio, 2022El Conservador CR.     ¿Qué pasa si una planta no recibe CO2? Esto se traduce en una pérdida de producción y en un retraso en las cosechas. 

¿Entonces por qué las élites desean reducir el CO2 al mínimo? Simple, es parte de la reducción de seres humanos en el mundo, entre menos CO2 en la atmósfera, menos oportunidad de que las plantas puedan desarrollarse, menos posibilidades de una exitosa producción agrícola.

A menor producción agrícola, menos alimentos para el consumo humano y animal…el resto de esta triste historia ya ustedes se la pueden imaginar.

Recordemos la ley de la conservación de la materia que dice que ésta ni se crea ni se destruye, solo se transforma y eso aplica para todo, incluso en algo tan simple como los alimentos que consumen las vacas, que los defensores de disminuir el CO2 aseguran que estos animales también son culpables del calentamiento global, pues producen en exceso CO2 al liberar gas metano, asegura la ONU ( Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)a través de la FAO, siendo-según ellos- el sector ganadero el responsable del 9% del CO2 que contamina el ambiente. 

El rigor científico acaba ahí donde empieza la FARSA del cambio climático antrópico, que según algunos “científicos” se produce por el uso del suelo provocando el efecto invernadero, lo cual es una completa falacia. 

El "cambio" climático es un fenómeno100% natural, así lo asegura Ivar Giaever Premio Nobel de Física, que desmiente que este sea producido por el hombre y el C02, expresa: "El calentamiento global es una estafa, el cambio climático es de origen natural, el CO2 es muy bueno para el crecimiento de las plantas y la subida del nivel del mar”.

Han utilizado la huella de Carbono, el CO2 y el Cambio Climático porque es el cuento que se traen para eliminar tus libertades y derechos, pero llegan en aviones privados a Davos para hablar sobre cambio climático, promueven el uso de mascarillas, que luego se convierten en una cantidad inmanejable de basura.

El clima de la Tierra cambia de cálido a muy frío como si siguiera ciclos naturales complejos.  Los tiempos cálidos han sido de gran prosperidad humana así lo ha demostrado la historia y puede verlo en el gráfico anterior, donde los picos de temperaturas cálidas (mostradas en color naranja) coinciden con el surgimiento de grandes civilizaciones. Un mundo más cálido es siempre más productivo y exitoso. Pero la ONU y distintas organizaciones dicen que el aumento de la temperatura en 2 grados centígrados será catastrófico, eso es falso y deshonesto. En esas afirmaciones se ha basado el acuerdo de París, en una lucha-según ellos- de mantener niveles óptimos de la temperatura en el planeta, como si fuera posible detener los cambios que natural e inexorablemente el Planeta experimentará conforme avance el tiempo.

El CO2 no causa el cambio climático la prueba de ello es que los mismos que afirman que si lo causa, son los que te dicen que la “vacuna” COVID inmuniza y evitará que mueras por la enfermedad. La farsa climática es el plan B de los monstruos del NOM, ante el fracaso de la inoculación venenosa, mal llamada vacuna.

Pero si aún te crees esa farsa, que ha impregnado hasta los libros de texto para la formación de niños y jóvenes, entonces te ánimo a que investigues a los miles de científicos que están en contra del El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) y todas sus mentiras totalitarias y que transmitas el mensaje a todas las personas para que también despierten de esta gran mentira. 

¡Que no les vendan esa farsa como un problema!

Seguiremos ampliando sobre estos temas, para destapar de una buena vez tanta falsedad!

https://maslibertad.com.co/cientificos-envian-carta-onu-contra-alarmismo-climatico-de-greta-thunberg/?s=09----------------

Síganos en nuestro chat-canal de Telegram, allá si decimos las cosas como son…

Compartir en redes sociales:
© Copyright 2022, Todos los derechos reservados.